VI

¡Basta ya!
La canción
que se ha de escribir
nadie quiere escucharla.
Cómo es posible
expresar en palabras,
aquello que nadie
quiere ver
y a quien nadie
ha nombrado.

VII

El universo con mis manos
    la vida con mis sueños.
El mundo con mis ojos
    el disfrute sin tiempo.
La ciudad yo la escucho
    mi casa es el silencio.
El mundo se me agita
    contigo adentro tiemblo.
La vida se desliza
    por la calle del viento.
La ciudad ya no existe
    es un grito sin eco.
El universo todo
    habita ya en mi cuerpo.
Los sueños se despiertan
    se cuelan por mis huesos.

X

¡Desvístete! Camina hacia mi
    vida
       lentamente.