XXIII

No surgen 100 palabras que definan.
No quiero excusas que me sacrifiquen.
No está en las cosas eso que yo busco.
Quiero dormirme en sueños que no vivo.
Vivirme en otras vidas malherida.
Libre de libertad tengo la noche.
Los accidentes hacen que yo exista.
Llegan los titulares de mundo en agonía.

¿Quién teme defraudarse con lo desconocido?

Sin comentarios

Envía un comentario